13 ene. 2010

Desafío


…y, porque algo hay que sacar en limpio de tanta vida que uno va gastando, ¿no?

Digo, para no repetirse tanto, que al final aburre y quita ganas.

Entonces:

- Las relaciones estables monogámicas prolongadas tienden a convertirme en señora estable y monogámica, status cultural que no se aviene con mi proclividad biológica y me genera múltiples conflictos no siempre obvios, pero que resultan en depresiones recurrentes.

- La falta de un adecuado y suficiente bienestar sexual altera mi equilibrio emocional y me pone autodestructiva, ansiosa, melancólica y descontrolada.

- Hay que encontrar la forma de continuar siendo inadaptada pero satisfecha.

¡JA!

Eso es un desafío.